Lunes - Viernes: 09:00 - 18:00

¿El arte se comunica?

El arte es en sí mismo un medio de expresión del ser humano. Mediante el arte se manifiestan sentimientos, emociones e ideas, y la forma en que nos relacionamos con el mundo. Y eso no es otra cosa que la definición de comunicación; transmitir información a través de la emisión, conducción y recepción de un mensaje. En el arte el emisor es el artista, el medio su obra y el receptor el público que la admira. Y en esa interpretación que hace el público, en esa percepción única que es distinta para cada persona, es donde reside la belleza del arte.

Por medio de la literatura, la música, el cine, la danza, la pintura, el teatro, las artes plásticas se expresan sentimientos como la amistad, la alegría, el amor, la tristeza… La comunicación en el arte es la expresión de esa conducta sensible.

Alegoría del arte (1690-1694) de Sebastiano Ricci

El arte establece pues esa comunicación silenciosa llena de simbolismos entre el creador y el espectador. En el cine a través de los sonidos, las formas, colores y movimiento. En la arquitectura por los volúmenes, en la escultura por las formas, en la pintura por la paleta de colores y su composición. En la música por el sonido, y así en todas las artes.

Pero para comunicar el arte, para que esa obra llegue a su destinatario, hace falta algo más que la mera contemplación. Hacen falta las palabras. Es necesario contextualizar, explicar y difundir el mensaje independientemente de la interpretación personal que luego haga cada uno de él.

El vídeo de la cantante Bejoncé y su marido el rapero Jay Z Apeshit – THE CARTERS filmado en el Museo del Louvre en París, donde realizan un sorprendente paseo con momentos de gran belleza entre algunas de las piezas más conocidas que se conservan allí, desde la Gioconda (a la que dan la espalda) hasta la Victoria alada de Samotracia… obtuvo tantos detractores (que opinan que esto banaliza el arte y un museo como el Louvre no lo necesita) como fervientes entusiastas.

Bejoncé ante la Victoria Alada de Samotracia en el Museo del Louvre

Lo que se hizo con la finalidad de una demostración de poder de los cantantes reivindicando la poca presencia racial en las obras de arte, el poder económico que ostentan, el empoderamiento femenino con un vídeo lleno de referencias raciales, sociales y culturales, terminó dando una visibilidad (tiene más de 150 millones de reproducciones) que el Museo supo aprovechar para aumentar presupuesto (aumentó en un 25% sus visitas en relación al año anterior con 10 millones de visitantes poniéndose por delante del Museo Nacional de China y del MET Museo Metropolitano de Nueva York ) y consiguió atraer a un público joven, creando un nuevo tour de una hora y media para los visitantes basado en las 17 obras que aparecen en Apeshit. Para aquellos días en los que no haya tour, la institución también ha organizado un mapa virtual para las personas que prefieran llevar a cabo por su cuenta el recorrido, bautizado como «Jay Z y Beyoncé en el Louvre».

¿Cómo se comunica el arte?

El arte además de sentirse se comunica si queremos llegar a más personas. En la gestión de ferias y eventos, creadores, galerías, museos, festivales y espacios culturales, el marketing y la comunicación son cruciales y de ellos depende buena parte del éxito de los proyectos. De la forma en que trabajemos su distribución para conectar a los consumidores y al público, de cómo creemos experiencias positivas que permitan a los públicos interactuar y fidelizarlos, de cómo informemos para que el público conozca el evento, obra, etc, persuadamos para que acuda o adquiera el producto y eduquemos para que lo comprenda y aprecie en toda su dimensión.

Estamos hablando de dos mensajes; el artístico que busca trasmitir un autor y/o moldea un comisario y el informativo y comercial que es el que queremos que llegue al receptor. El plan de comunicación de una proyecto, obra o evento artístico debe contemplar ese mensaje y adaptarlo con los canales, herramientas y medios de difusión más adecuados para alcanzar a sus audiencias.

Hay que dejar claro qué estamos comunicando, cuando, cómo, dónde pero también cual es nuestra propuesta de valor para que nos elijan. Y este punto, en el mundo de los productos artísticos y culturales, son intangibles muchas veces a través de las experiencias y se enmarcan en otros productos; culturales, viajes, ocio, formación, etc.

Comunicar el arte es uno de los desafíos a los que nos enfrentamos en el S.XXI para que llegue a la mayor cantidad de personas, y para ello debemos dejar a un lado prejuicios y convenciones y aliarnos con el marketing y la comunicación.

Sabemos que comunicar es un arte y que el arte comunica, pero ahora más que nunca sabemos que el arte también se puede y debe comunicar.

  • Category : Comunicación, Marketing Cultural y Art-keting
  • Type : Post
Comentarios

Tu opinión importa

  • Ana Rodera

    16 octubre, 2019

    Era necesario un blog tan desenfadado y a la vez con tanta riqueza cultural. Enhorabuena y gracias.

    Reply
    • Begoña Flores Bejarano

      27 octubre, 2019

      ¡Muchas gracias!

      Reply

Tu comentario